¡Conocer y respetar mi propia mente!

View previous topic View next topic Go down

¡Conocer y respetar mi propia mente!

Post  Admin on Tue Sep 12, 2017 10:15 pm

Por Stanley Collymore

Aquí profesas amarme, pero al mismo tiempo, y sabiendo exactamente cómo me siento, tratando muy duro de convencerme de que no hay ningún punto lógico en mi salvaguardia de mi virginidad antes de mis posibilidades de matrimonio, especialmente en este mundo en que ambos vivimos actualmente y donde la moralidad, dicen ustedes, está ahora pasada de moda teniendo su día, y por lo tanto está totalmente desprovista de todo significado o credibilidad.

Y por lo tanto, es totalmente inútil, de igual modo resueltamente afirman que mi intento en vano de frenar e incluso fingir que puedo retrasar el paso del tiempo para ningún fin genuinamente útil que le parecería, a una oscura era donde a través de una mezcla de respaldo social la ignorancia socialmente planeada y un comportamiento intencionalmente coercitivo, así como un comportamiento convencionalmente anticuado, de proteger, o más bien apropiadamente, usar la castidad femenina como un valioso instrumento de negociación para avanzar de manera ventajosa en las probables perspectivas matrimoniales o en el estatus personal. la sociedad y la vida generalmente importaban.

Pero ahora, de manera realista y agradecida, declara apasionadamente, no más. Para las cosas han cambiado perceptiblemente desde esos tiempos anticuados y bastante beneficioso, usted agrega exultantly. Y la empresa y con ella la noción profundamente arraigada de una mujer obligada a militarizar su sexualidad para el adelanto de la sociedad combinada con la esperada acumulación de beneficios personales para reforzar su seguridad financiera dentro de los confines del matrimonio ya no son, afirman enfáticamente, una necesidad absoluta en el siglo 21.

Personalmente, obviamente es su opinión firme amante-chico y muy posiblemente es uno que tanto impresionar y dominar a otras mujeres, concedo prontamente, a pensar y comportarse como usted sugiere, pero por desgracia, para usted, no soy uno de ellos. Y expresándolo sin rodeos y de manera igualmente inequívoca, ya estoy plenamente consciente y desde hace algún tiempo rechazo conscientemente los mismos argumentos que ahora está tan vigorosamente proselitista. Así que si no le importa que lo diga, cómo trato y que elija utilizar o no, mi sexualidad individual es francamente mi propio y malvado negocio y no el suyo ni el de nadie más; y con eso, desde mi propia perspectiva verdadera y, además, indiscutiblemente en mente, es realmente una cuestión que considero de manera más categórica es enteramente, y para siempre, incuestionablemente depende de mí.

Desde que Adán convenció a Eva de que era ella quien lo convenció, y no él mismo en un acto de su voluntad, de darse la oportunidad fortuita de aprovecharse de su deliciosa manzana y de hacerlo, despertó individualmente la pasión sexual latente en ambos de las que subsecuentemente en términos físicos satisfacían a cabalidad sus necesidades heterosexuales y desde una perspectiva religiosa dieron origen estamos bíblicamente informados a la humanidad, las generaciones posteriores de seres humanos han estado constantemente debatiendo e incluso discutiendo vehementemente sobre cuál es el rol de iniciar sexualmente aventuras entre machos y hembras, así como el modus operandi que deben emplear adecuadamente para hacerlo. Un consenso sobre el que, según parece, ninguno de los dos lados está dispuesto a comprometerse universalmente en esta cuestión, por lo que este debate contencioso con todos sus diversos desacuerdos y argumentos retumba.

Bueno, no en todas partes me complace decirlo. Porque en mi patria ancestral de Barbados se ha adoptado con madurez un enfoque más bien pragmático, con sentido, inteligencia, compatibilidad y eficacia en interés de todos los interesados. Y es a lo largo de estas líneas prácticas: Que un hombre persigue a una mujer hasta que en el momento adecuado de su propia decisión decide decididamente a atraparlo. De esta manera, los participantes en este juego del amor pueden decir sinceramente que el resultado final invariablemente exitoso de esta aventura conjunta de ellos es sin duda uno en el que sus contribuciones individuales no pueden ser denigradas o subestimadas sinceramente; y por lo tanto no hay necesidad de ninguno de ellos de verse envueltos en antagonismos mutuos o castigos injustificados. Garantizar así para ellos, y lo mejor que cualquier ser humano puede, una ventana permanente de oportunidad placentera para aquellos que están dispuestos a participar con compostura y determinación amorosa en su aventura sexual conjunta.

Admin
Admin

Posts : 907
Join date : 2012-11-03

View user profile http://collymore.forumotion.co.uk

Back to top Go down

View previous topic View next topic Back to top


 
Permissions in this forum:
You cannot reply to topics in this forum