Destinados a ser amantes pero, ¡ay, nunca amigos verdaderos!

View previous topic View next topic Go down

Destinados a ser amantes pero, ¡ay, nunca amigos verdaderos!

Post  Admin on Tue Sep 26, 2017 11:50 pm

Por Stanley Collymore

Nos conocimos por primera vez, como estoy absolutamente seguro de que usted recuerda bien, no por diseño, pero, como claramente pasó, pura coincidencia mi querida! Pero aún así, y desde el comienzo mismo de nuestro encuentro personal, la química evidentemente llamativa e inequívocamente físicamente estimulada, generada instintivamente entre los dos, no sólo fue sorprendentemente mejorante, sino también tan natural y deliciosamente vivificante en su origen totalmente sin ensayar .

Una situación fortuitamente concebida que, de hecho, permitió ampliamente esta abrumadora química física que se había desarrollado espontáneamente entre los dos para precipitarse apropiadamente en la acogedora perspectiva de una relación sexual decididamente tórrida y anhelada que en su reunión se hizo tan evidente que sólo un tonto completo y no mundano, o tal vez alguien que era totalmente ciego o de otra manera consistió en ser una persona totalmente insensible, no perceptivo, o incluso una persona notablemente no empática podría esperar excusablemente se espera que realista no entender y por lo tanto no entender correctamente lo que instintiva y discerniblemente consensualmente estaba ocurriendo, tanto física como emocionalmente en ese momento, entre tú y yo.

Por lo tanto, en las circunstancias en las que ahora nos encontramos, es comprensible, muy natural, sin sorpresa, más bien pragmática y sin ningún tipo de alboroto, lo más conveniente y lógicamente para los dos - en lo que sin duda había acelerado en el proceso de toda esta deseable expectativa anticipatoriamente sentó las bases para la plena realización de lo que sin vacilar se convertiría en un enlace intenso e ineludible- se había convertido esencial y notable irresistiblemente en un catalizador dinámico propio, asegurando efectivamente que no se permitiría absolutamente nada de parte de cualquiera de nosotros disuadir o de alguna manera interferir con lo que ambos conscientemente y agradablemente embarcarse en.

Sin embargo, por todo el entusiasmo que comúnmente y mutuamente trajimos en la promoción activa de nuestro enlace sexual, francamente no recuerdo que alguna vez expresar alguna reserva sobre lo que estábamos haciendo consensualmente o, llegado a eso, dio a conocer un un punto de vista implícito, mucho menos un deseo decisivo de que nuestra relación existente con una reforma significativa se desarrolle de manera correspondiente y, en consecuencia, se expanda en algo completamente opuesto de lo que ya era: una fusión categóricamente categórica del escapismo carnal explícitamente vinculado de una manera continua y la más favorablemente dispuesta a la cita sexual, la cual estaba libremente y entusiasmadamente involucrada sin ninguna promesa declarada de compromiso, de una forma u otra, por cualquiera de los dos, o por ambos, por sus participantes ávidos y dispuestos.

Y esto a pesar de las numerosas oportunidades que tanto individualmente como conjuntamente tuvimos que hacer sin ambigüedad entre nosotros, si teníamos tales objetivos en mente, nuestro deseo resueltamente cambiado de una exposición de adultos más sustancial y significativa en relación con la existente alianza íntima entre los dos de nosotros. Uno que abiertamente, honestamente y obviamente, hizo mutuamente y beneficiosamente un acercamiento constructivo creíble a nuestra propia conducta en curso, para abarcar una apreciación más profunda de nosotros mismos como seres humanos dignos; junto con una marcada alteración en su evaluación de nosotros como personalidades singularmente únicas y no directamente como objetos para nuestra gratificación sexual común. Y con eso primero en mente explorar seriamente la perspectiva genuina de una alternativa marcada a lo que estábamos haciendo actualmente.

Sin embargo, en realidad había pocas posibilidades de que eso sucediera o la probable perspectiva de convencerle a cambiar su mente, ya que claramente no era lo que quería entonces o posiblemente deseaba en cualquier otro momento. Así que no fue difícil para mí discernir tu pensamiento como intuitivamente ya sabía eso. Pues aunque las palabras, como tales, nunca fueron empleadas por ti para expresar de manera concisa tus sentimientos más íntimos sobre esta experiencia epicúrea en la que nos entregábamos, tu lenguaje corporal ineludiblemente descifrable era, sin embargo, por sí solo bastante revelador.

Y por consiguiente, en su sumisión analítica era una indicación comprensible de que el compromiso personal de usted no era lo que usted estaba buscando, mucho menos tan entusiasmadamente dispuesto a dar libremente. Y por lo tanto, si nuestra relación en curso y libertina no estaba en estas nuevas circunstancias amenazadas para llegar a un final concluyente y abrupto, la única opción real para nosotros era llevar a cabo apreciativamente como amantes ávidos y en el proceso descartar todas las nociones desfavorables de nosotros siempre deseando o en realidad convertirse en verdaderos amigos.

De todas las diversas expectativas y de hecho, si se quiere ser perfectamente honesto acerca de ello, las experiencias acumulativas que los seres humanos regularmente, más a menudo que no rutinariamente, a veces agradablemente, invariablemente expectante y, a veces, incluso controversialmente participar en el sexo es sin duda entre el primero de ellos en nuestra conciencia general; y aunque las razones de esto son múltiples e incluso a veces contradictorias en la naturaleza no hay ningún medio genuinamente eficaz o permanente de alejarse de este fenómeno omnipresente en nuestra vida individual.

Y mientras que un número significativo de ustedes puede, a veces, tratar de convencer e incluso llegar a engañarse a sí mismos que el sexo es para usted esencialmente, y para toda su aparente popularidad, sólo una parte efímera de la suya propia e incluso de la humanidad más amplia de la existencia humana , no obstante como una persona culturalmente sofisticada cuyos pensamientos y acciones físicas no te dejan otra opción que canalizar correctamente y beneficamente estos impulsos corporales en cosas más constructivas, como tal sexo: o bien conjuntamente con alguien o discrecionalmente por tu cuenta, es en última instancia una recreación que bien puede prescindir.

Mi respuesta sencilla e inequívoca a esa pregunta es: ¡Sueña! Por el sentido común generosamente unido a un montón de experiencia práctica me han enseñado categóricamente que cuanto más fervientes y abiertos contra el sexo, tales críticos son mayores son sus demonios no carnales y carentes.

Admin
Admin

Posts : 907
Join date : 2012-11-03

View user profile http://collymore.forumotion.co.uk

Back to top Go down

View previous topic View next topic Back to top


 
Permissions in this forum:
You cannot reply to topics in this forum